Lo último

Inicio Univision.com

El regalo de Jorge Ramos
Lanza nuevo libro con cartas a sus hijos

Jorge Ramos People 100
Jorge Ramos
Jorge Ramos dio a conocer su octavo libro: “El regalo del tiempo: cartas a mis hijos”. Dedicado a Paola y Nicolás,

Por Norma Angélica Gómez,
Univision online Univision Onli
El rostro y presencia de Jorge Ramos a diario lo convierten en una figura más que familiar entre la comunidad hispana. Desde hace 20 años su trabajo se puede reseñar desde Kosovo, El Salvador, Afganistán o Irak. Con tantas millas recorridas y ese exponer constante que sube la adrenalina a los periodistas, Ramos jamás imaginó que, tal vez, su vida terminaría en una carretera, de camino al dentista.

“En ese instante todo se me revolvió por dentro”, confiesa Ramos, “yo podía morirme en Irak, Afganistán o en Kosovo, pero nunca me imaginé morirme en la carretera yendo al dentista”. El resultado de ese remolino que le volcó las entrañas, es su octavo libro: “El regalo del tiempo: cartas a mis hijos”, donde el periodista cuelga a Ramos, para convertirse en un simple Jorge, que habla directo a sus hijos: Nicolás y Paola.

En su oficina de pequeñas dimensiones, aparece Ramos para recibir al equipo deUnivision.com. Decoración minimalista, por así decirlo: tres fotos de sus hijos, un portafolios de lona verde, el infaltable almuerzo perfectamente colocado en una esquinita y su computadora.

No hace falta más: “Este es un lugar donde paso buena parte del día. Aquí se escribe una buena parte del noticiero y todos los cientos de e-mails que entran y salen”, dice Ramos como haciendo la presentación formal y, posteriormente, nos hace sentir cómodos en el ambiente donde él pasa media vida.

El motivo es su octava publicación: “El regalo del tiempo: cartas a mis hijos”, un proyecto que comenzó Ramos, a manera de catarsis, en el 2004, tras un casi-accidente automovilístico, que le hizo darse cuenta que no había dejado nada escrito para sus hijos. Enseñanzas, vivencias, puntos de vista, consejos, es parte del compilado íntimo que hizo público Ramos para la posteridad y que ahora sus hijos lo tienen al alcance de su librero.

-¿No es un poco fatídico pensar en la muerte cuando es todavía muy joven?
“Bueno, voy a cumplir 50 años, pero no. La realidad es que nos vamos a morir, todos.

“Estoy mucho más consciente de que mi tiempo es más pequeño y estoy aprovechando más las cosas que quiero. Me ha hecho una persona mucho más consciente y eso sí, estoy mucho más cerca de las personas que quiero”.

Y entre esas pequeñas cosas, Ramos se descubrió cantando, según narra en su libro. Al preguntarle sobre ese reencuentro con la música, el Jorge mundano habla orgulloso de su Top Five de artistas: “Me gusta mucho Shakira, Maná, me gustaba mucho Soraya, Serrat y Sting”.

Y en la franqueza hace una confesión: “Soy terrible para bailar. Una de las cosas que digo en el libro es que no puedo perdonarme el vivir sin aprender a bailar. Bailo como matando cucarachas”.

Hurgando en las razones que lo llevaron a escribir las 15 cartas a sus hijos, Jorge Ramos confiesa que una de ellas fue porque le hubiera gustado tener una carta de su papá, con consejos.

Por primera vez en toda la entrevista, retoma su porte de seriedad, lleva el puño al mentón y después de pensar unos segundos, Ramos contesta: “Mi papá muere hace 10 años, aproximadamente, y yo no recuerdo tres cosas de mi papá. No recuerdo que mi papá hubiera jugado conmigo.

“Yo sabía que me quería y luego, ya antes de morir, me lo decía con mucha frecuencia. Pero cuando yo era niño no me decía esas cosas. Y tercero, los papás de esta época eran muy rígidos, nos castigaban mucho y nos daban nalgadas y eran papás como muy autoritarios.

“Me quedé con muchas preguntas para mi papá. Me hubiera gustado, así como tú estás ahorita, haberle preguntado, qué música te gusta, qué lo hace reír, cuál era su pasión, qué cosas no hizo. Hay muchas preguntas que nunca le hice a mi papá, porque nunca me las hubiera contestado, él no se prestaba para eso”.

 

“Que lo prueben casi todo”

Dentro de los consejos que da Jorge Ramos a sus hijos, llama la atención una “recomendación” que dice: “…prueben casi todo”.

“Sí, es que hay que probar casi todo”, dice el periodista seguro y se prepara para defender su punto de vista, “Bueno, no todo, yo no me atrevería, por ejemplo, a tirarme de un paracaídas, me da miedo volar. Llevo no sé cuántos millones de millas voladas, pero me dan miedo los aviones. Algo que yo no probaría serían los paracaídas.

“Yo creo que, sin sonar muy moralista, el hecho de probar drogas, especialmente cierto tipo de drogas, los va a llevar a algo nuevo. Yo no creo que tengan que probarlo todo pero sí casi todo. Una de las frases que más me han gustado de un libro es la del poeta que dice: Confieso que he vivido… Yo creo que eso es lo más importante, porque no sabemos qué va a suceder después”.

Tal vez sea por ese hecho de franqueza que Ramos mantiene una inmejorable comunicación con sus hijos. Con Paola, de 20 años, comparte el gusto por el periodismo. Aún no sabe si ella se inclinará por Ciencias Políticas, pero orgulloso dice que su hija tiene la gran capacidad de captar sentimientos y ponerlos por escrito en los dos idiomas: inglés y español.

Nicolás, de apenas 9 años, es el lazo que necesita Jorge Ramos y que lo mantiene unido al mundo de hoy: “Me mantiene joven. Me mantiene jugando”, dice el conductor del noticiero Univision y cuando habla de Nicolás cierto brillo asoma a su mirada.

“(Con él) Tengo que saber usar la Internet, tengo que saber qué son los webkings, tengo que saber qué es el Club Penguin. Tengo que estar al tanto de que algunos de sus amigos intercambian videos y correos electrónicos por la Internet. Tengo que entrar aYouTube, a Univision.com, es decir, tengo que hacer un montón de cosas, que sin mi hijo y sin mi hija, nunca hubiera hecho”.

-¿Espera o aspira ganarle a su hijo en el Wii?
Suelta una sonora carcajada y responde: “No le he podido ganar. Si usted no sabe o tú no sabes qué es el Wii, estás muy atrasado. El Wii es un juego electrónico que con el control te permite movimiento y jugar fútbol, tenis y boliche, pero hasta el momento, solo le he podido ganar un par de partidos, pero nada más”.

-¿Quiere tener más hijos?
“No, yo creo que con los que tengo es más que suficiente…”

-¿Sus hijos ya leyeron el libro?
“Mi hija Paola ya leyó una buena parte y Nicolás todavía no. Nicolás seguramente lo leerá dentro de muchos años en la traducción al inglés”.

-¿Espera preguntas de ellos?
“Muchas preguntas. De hecho, con mi hija Paola, hemos tenido largas conversaciones. Con mi hijo Nicolás, que hay un capítulo dedicado a él, se lo leí el otro día y estaba muy interesado, quería preguntarme más cosas. Le escribí a él un capítulo muy para niños y me parece que le llegué. Me parece que ha dado lugar a una nueva conversación con ellos”.

-El hombre en el rol actual, ¿es más sensible y expresa mejor sus sentimientos?
“Yo creo que hubo una generación anterior a la mía que la orden era: los hombres no lloran, los hombres no expresan sus sentimientos, los hombres solo controlan. Dominan. Yo creo que tengo la suerte de estar en una generación en la que los hombres podemos llorar, podemos no siempre estar dominando, podemos perder el control y podemos expresar lo que sentimos y debemos, porque si no, nos volvemos como de piedra por dentro.

“Hace unas décadas hablábamos de la liberación femenina, yo creo que estamos en una época de liberación masculina, en la que yo me siento en plena libertad de expresar mis sentimientos. No en el Noticiero, pero en el libro o aquí. Expreso mis sentimientos de una forma más abierta de la que mi papá o mis abuelos jamás se hubieran atrevido”, confesó Ramos antes de concluir con la entrevista.

Lee un fragmento del libro