CASI UNA TRAICIÓN

Jorge Ramos

Creo que los hijos de inmigrantes tienen una doble responsabilidad: primero, cuidar a sus padres y, segundo, proteger a otros inmigrantes como si fueran sus padres. Esta ha sido una noble tradición estadounidense por más de dos siglos. Por eso no hay nada más triste y traicionero que querer cerrarle las puertas a los inmigrantes que vienen detrás de nosotros. Pero eso es precisamente lo que están haciendo algunos candidatos presidenciales en Estados Unidos.