E.E.U.U., Inmigración

CÓMO SE PERDIO EL DEBATE MIGRATORIO

Trump y Biden. El mismo día en el mismo lugar. Separados, apenas, por unas millas en Texas. Pero los dos queriendo aparecer como muy duros en la frontera.

Se acabó la era en que se hablaba de legalizar a millones de indocumentados o de ayudar a los dreamers. Ahora todo es ganar votantes para las elecciones de noviembre. Y una forma de hacerlo es viajando a ese lugar, tan temido y soñado -esa franja entre México y Estados Unidos– y decir que si las cosas se ponen muy mal vas a cerrar la frontera.

Empecemos por la realidad. Nunca han cruzado tantos inmigrantes ilegalmente desde México a Estados Unidos como en la presidencia de Joe Biden. Ya van 6.4 millones desde el 2021 al 2023 -según datos de la Patrulla Fronteriza– y todavía nos falta este año. Solo en diciembre pasado 302,034 migrantes fueron encontrados en la frontera sur de Estados Unidos.

Todos hemos visto las imágenes. Algunos las describen como una crisis y otras como una invasión, a pesar de que no hay un país invasor. Se trata, en realidad, de un gigantesco movimiento migratorio -un tsunami- que nadie sabe cómo parar. Si la migración se explica como un fenómeno social en que algo te atrae de un país y algo te saca del tuyo, lo que estamos viendo es una expulsión de mayúsculas proporciones. Como nunca. (Push and pull factors, le dicen en inglés.)

Millones están siendo expulsados de sus países de origen. El fin de la pandemia dejó muy golpeada económicamente a América Latina y la recuperación ha sido mucho más rápida en Estados Unidos. Esto explica, en parte, ese flujo sur-norte. Además, tenemos tres dictaduras

-Cuba, Venezuela y Nicaragua- que están generando un éxodo masivo a un país con más libertades, democracia y oportunidades. Y naciones violentísimas, como Ecuador y México, donde las carteles de las drogas controlan -a pesar de lo que digan sus presidentes- partes del territorio nacional. No se necesita mucho más para tomar la decisión de irte de tu casa. Por eso estamos viendo tantas familias empacando lo poco que tienen, endeudándose para el trayecto y cruzando la frontera.

Esto no lo puede parar Estados Unidos. Ni con muros, ni con más agentes, ni con nuevas leyes. Nada detiene a una mujer que huye de la violencia (en casa o fuera de ella), ni a una familia sin dinero para doctores y escuelas, ni al que busca un país libre de censura y de autoritarismo.

Pero el presidente Joe Biden y el exmandatario Donald Trump están en una guerraelectoral para demostrar que son los más fuertes frente a los inmigrantes. La frontera es el nuevo campo de batalla. Lo sorprendente de este enfrentamiento no es lo que dice Trump -a él ya le conocemos todo un historial antiinmigrante- sino el cambio que ha dado Biden.

Trump dijo hace poco en sus redes sociales: Cuando yo sea su presidente, inmediatamente sellaré la frontera y detendré la invasión, y el primer día vamos a comenzar la más grande deportación de ilegales criminales en la historia de Estados Unidos. Esta declaración de intenciones coincide con un expresidente que separó a miles de niños de sus padres y que en el 2015 dijo que los inmigrantes mexicanos eran criminales y violadores.

Pero lo que brinca es cuando Biden se pone en el mismo plan que Trump.

Primero hay que reconocer que, tal y como lo prometió, Biden envió al congreso en su primer día como presidente un plan para legalizar a millones de indocumentados. Pero fue solo un gesto simbólico; en el congreso no había los votos necesarios para aprobarlo. Lo que suena fuera de lugar es que ahora sea Biden quien diga que la frontera es un caos y que estaría dispuesto a cerrar la frontera.

Biden, claramente, se siente obligado a hacer algo drástico. Si no, puede perder la reelección. La frontera, lo dicen las encuestas, es una de las principales preocupaciones de los votantes. Por eso está considerando fuertes restricciones al derecho de los migrantes a solicitar asilo cuando entran a Estados Unidos. Es muy posible que una acción ejecutiva como esa fuera rechazada por las cortes. Pero políticamente Biden podría decir que hizo todo lo posible para controlar la frontera. Y así tratar de quedarse cuatro años más en la Casa Blanca.

Siento, tristemente, que hemos perdido (por ahora) el debate migratorio. Hace algunos años todavía se hablaba de legalizar a 10 millones de indocumentados y de tratar dignamente a los que entraban. Los dreamers estaban a punto de regularizar su situación migratoria. Ya no. El presidente Biden y algunos Demócratas han hecho concesiones injustificables para muchos votantes hispanos. Y me pregunto si esos latinos desilusionados podrían decidir una elección muy cerrada en noviembre.

Sigo creyendo que, a la larga, Estados Unidos hará lo correcto, que legalizará a los que llegaron después de mí y seguirá siendo ese mismo país generoso que me dio la bienvenida en 1983. Pero hoy, a veces, no lo reconozco.

Por Jorge Ramos Ávalos

Imagen:K E en Unsplash

Previous ArticleNext Article
Presentador de Noticiero Univision desde 1986. Escribe una columna semanal para más de 40 periódicos en los Estados Unidos y Latinoamérica y publica comentarios de radio diarios para la red de Radio Univision. Ramos también acoge Al Punto, el programa semanal de asuntos públicos de Univision que ofrece un análisis de las mejores historias de la semana, y es el conductor del programa Real America, que sale semanalmente en todas las plataformas digitales y que registra millones de visitas. Ramos ha ganado más de ocho premios Emmy y es autor de más de diez libros, el más reciente, 17 Minutos; Entrevista con el Dictador.
Top