Artículos, Cultura, Sociedad

COOL-TURA

COOL-TURA

Ser cool es, hoy en día, el principal halago o señal de admiración.

Mejor que ser listo, guapo, bueno, estudioso, amado, respetado, armonioso o poderoso. Hay gente cool y gente que, por más que trate, nunca será cool. Es, más que nada, una actitud frente a la vida.

Llevo meses preguntándole a gente cool qué es ser cool y este artículo -altamente cuestionable y nada científico- es mi muy tentativo acercamiento a la nueva cool-tura.

¿Qué es ser cool? Por principio, el que es genuino, transparente, que es como lo ves, que no tiene duplicidades, que dice lo que piensa y actúa con congruencia. Autenticidad: esta es la principal característica del que es cool. Por eso hay tantos artistas y escritores que nos parecen cool. Decidieron vivir sin muchos filtros y se nota. Pero eso no basta.

Otra característica esencial de ser cool es cierto grado de rebeldía. Toda persona cool es transgresora. Alguien cool no se adapta totalmente a las reglas sociales. Al contrario, las cuestiona, las reta, las lleva al límite y, muchas veces, las viola e impone nuevos comportamientos.

El o la cool no vive solo para dentro. Su vida tiene sentido si impacta positivamente a otros -cuidando el medio ambiente, defendiendo a los que tienen menos y cuestionando el estatus quo. Hay muchas celebridades que se creen cool pero que viven solo para ellos. Aclaremos: ser famoso no es ser cool.

Ser cool requiere de una buena dosis de habilidades sociales. Eso diferencia al cool del nerd o del geek. Estar al día en las nuevas tecnologías es casi obligatorio para estar conectado al resto del planeta. Pero hay un creciente movimiento muy cool que promueve un menor uso del celular, de Twitter, Facebook y cualquier aparato que nos separe de los que están junto a nosotros.

Así lo definió el chef y escritor Anthony Bourdain: “La esencia de ser cool es, después de todo, que no te importe lo que piensen de ti.” El cool sabe reírse de sí mismo, vive con humor y suele diferenciar lo importante de lo superficial. El cool es lo opuesto del arrogante y creído. Las divas y las personas con un entourage no son cool.

Nadie puede ser cool si no es tolerante. Aceptar y hasta abrazar nuestras diferencias está entre lo mejor de ser cool. Además, el cool sospecha de reinas y príncipes, herederos e hijos de papi y, en general, de cualquiera que se defina por lo que ha hecho otra persona. Por eso los mirreyes mexicanos no son cool. Reflejan, sin duda, lo peor del país.

Para mí estos personajes tienen algo de cool: los Dreamers, la jueza Sonia Sotomayor, el ex presidente uruguayo José Mujica, el disidente chino Ai Weiwei, el artista francés J.R. y el músico Lin-Manuel Miranda, el Dalai Lama, el poeta Richard Blanco, las escritoras Elena Poniatowska e Isabel Allende, y Nelson Mandela en cualquier de sus días. Pero Bob Dylan se pasó de cool cuando dijo que no podía asistir a la ceremonia de su premio Nobel de literatura porque tenía “compromisos previos”. ¿En serio?

Los cool -digámoslo también- tienen su ego. Claro; el cool muchas veces prefiere una selfie a que le tomen una foto. Otras veces, sin embargo, puede dejar el teléfono en paz por más de una hora. O dos.

¿Cómo se viste alguien cool? Hay algo de descuido en su aspecto personal (que se nota en barbas y pelos despeinados, en la ropa interior no tan interior y en combinaciones que pocos se atreverían a probar). Hay, también, algo zen o minimalista en toda persona cool. Aquí hay dos reglas infalibles: una, el cool no copia ni sigue la moda y, dos, el cool se inventa su propio estilo. Antes que agradar a otros, el cool prefiere ir a gusto, a su manera. Ser cool requiere una reinvención constante.

Cool viene de la palabra en inglés que denota frío. En realidad se refiere al autocontrol, a ser dueño de tu propio destino. Ante un mundo caótico y lleno de amenazas, se trata de sobrevivir sin muchas heridas. Pero el peligro de ser demasiado cool es perder la capacidad de reaccionar emocionalmente a lo que nos rodea.

Tratar de ser cool es, invariablemente, señal de que no eres cool. Esforzarse demasiado por actuar o vestirse cool suele llevar a vergonzosos resultados. Al final de cuentas, los verdaderamente cool nunca pretendieron serlo. Y eso sí es cool.

Por Jorge Ramos Avalos.
(Diciembre 26, 2016)

Imagen: Lwp Kommunikáció bajo licencia CC BY-NC-SA 2.0

Política de comentarios

Artículo anteriorPróximo artículo
Jorge Ramos es el presentador de Noticiero Univision desde 1986. Escribe una columna semanal para más de 40 periódicos en los Estados Unidos y Latinoamérica y publica comentarios de radio diarios para la red de Radio Univision. Ramos también acoge Al Punto, el programa semanal de asuntos públicos de Univision que ofrece un análisis de las mejores historias de la semana, y Fusión AMERICA con Jorge Ramos, un programa de noticias dirigido a jóvenes adultos. Ramos ha ganado ocho premios Emmy y es autor de diez libros, el más reciente, SIN MIEDO; LECCIONES DE REBELDES
Antes de dejar su comentario lea la Política de comentarios
Por favor, no deje datos privados en los comentarios (Teléfonos, emails, direcciones, etc).